El oro, la fortuna

Crisantemos. Es fortuna / Por Carlos Martín
Crisantemos. Es fortuna / Por Carlos Martín

Fui al mercado.
Para que las flores me encontraran.

Lluvia, gente confusa e incómoda.

Y ahí estaban los crisantemos amarillos.
Atraparon mi mirada. Mi silencio ante la lluvia y la gente confusa e incómoda.

A primera vista atrapados por la energía del domingo.

Amarillo oro.
Amarillo en un día gris.

Y nos fuimos a casa.
Para comenzar juntos la semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *