Hogar para vivir

Mi hogar allí donde esté: Pequeño. Con lo necesario. Un hogar para mí.

1 habitación. 1 baño, salón y cocina juntos.

Nevera pequeña. ¿Lavadora? Si hay una buena lavandería cerca mejor lavar allí. Es lavado profesional y puedo salir de casa y aprovechar mi tiempo.

Para cocinar elijo dos fuegos y si es eléctrica, mejor. Cocinar es un placer sencillo, crudo o cocinado sin complicaciones.

Menaje lo justo. Usamos la mitad de todos los vasos, platos y cubiertos que compramos.

Un sillón de una plaza, una mesa para comer con dos puestos y sillas diferentes y espacio en el salón para hacer calistenia.

El trabajo digital sólo necesita smartphone, tablet o portátil. Y si necesito más horas y ordenador más grande será en espacio de trabajo compartido: Ser visible y estar en comunidad para compartir y multiplicar oportunidades.

Cama grande, para mí y para compartir: Bienvenida. Bienvenido. Bienvenide.

Baño con ducha. La bañera está sobrevalorada y poco usada ¿Un largo? En un spa, gracias.

Plantas y flores siempre. La que me quiera acompañar. Cada planta, cada flor ha llegado y se ha ido cuando ha sido mejor para nosotros.

El barrio, tranquilo. Cerca de todo, lejos del ruido. Con mercado municipal para hacer compras sencillas para comer sano y económico. Con tiendas de todo tipo adaptados a mis valores y forma de vida.

La mudanza a ese nuevo hogar viene de otro dónde he muerto y vuelto a nacer 4 veces.

De allí saldré con 3 cajas, 2 maletas y 1 corazón con ganas de aventuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *