Hoy

Hoy: Una mujer raída por el tiempo se sentía más guapa. Que bueno, atreverse a cortar más su pelo y experimentar.

Hoy: Una mujer alegre y encantadora buscando optimismo, tropezó en la calle. No es su pie pequeño. Algo quiere resolver que tiene su cabeza en otra parte. Y sus pies también.

Hoy: Una mujer abrió su corazón. Madre coraje con dos hombres a cuestas. 6 y 14 años. Impaciencia por arreglar lo roto y dar un buen futuro. Tan duros son los pasos que sus pies tienen dolencias.

Hoy: Una mujer piensa: esto va mal ¿En qué va a parar todo ésto? El trabajo, por el que damos nuestras vidas no es lo que merezco.

¿Qué merecemos hoy? ¿Qué merecemos?

Todos, ellas y yo bajamos la persiana.
Mañana otro día de venta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *