Escrito en: Artículos

Textos largos de temas específicos.

Trabajar en lo que te gusta no es trabajar, entonces ¿qué es?

Media vida se nos va en trabajar y para muchos de los mortales, es hacerlo en algo que aunque no les guste les da seguridad económica.

Los autores de libros de emprendimiento le llaman ‘trabajo alimenticio’, ese que paga las facturas aunque no te de realización personal.

A lo largo de mi vida he tenido casi de todo: trabajos que no me gustaban, otros que sí y otros que me apasionan. Fui educado en base a valores tradicionales y con el objetivo laboral de tener algo seguro, que me diera sustento y estabilidad. El estar en un trabajo que no me gustase era ‘ley de vida’.

Te cuento un poco de mi:

Soy hijo de padres supervivientes de la época ‘post Franco’, que disfrutaron en su apogeo laboral de las holguras de Felipe González. Aunque tuve mano dura, desde pequeño fui criado para buscar la comodidad y seguridad. Me educaron para lograr el trabajo ‘seguro’.

Mi objetivo desde muy joven debía centrarse en asegurarme un puesto de trabajo de por vida, con buenos ingresos y contrato fijo para así tener una buena jubilación. Con esto podía sentirme realizado. ¿Te suena familiar?

Nada más lejos de la realidad que viviría desde muy joven:

Al finalizar el bachillerato, estudié sólo 1 año de Bellas Artes apoyado por mi madre mientras mi padre no lo veía con buenos ojos. Mi salida al mercado laboral fue algo precaria, estuve en una pequeña imprenta como dibujante de la que salí al poco tiempo.

Después, a mi llegada a Canarias comencé a trabajar como merchandiser de ultramarinos en jornadas de más de 12 horas en el florecer de los hipermercados y por decir un ‘sí quiero’ a la oportunidad, seguidamente como escaparatista y ahí estuve 14 años. Esto me abrió muchas puertas a otros pequeños trabajos y aficiones. He sido diseñador y consultor web y desde hace un tiempo, he vuelto al retail como Director de Visual Merchandising.

Fue a mi vuelta al comercio textil y después de todos estos años de aprendizaje, trabajo y duro empeño que descubrí mi vocación, que es más que todos los oficios que he hecho. Para llegar a ésto han pasado más de 30 años.

Y al día que hoy, aunque siento que es mi vocación, siempre tengo ganas de aprender y dejarme tocar por otras profesiones.

Y por cierto, la jubilación habrá desaparecido para cuando me toque.

¿Trabajar en lo que te gusta? No lo supe hasta que probé varios trabajos, viví el día a día, dificultades y anécdotas en cada uno, porque además he sido camarero y hasta DJ.

¿Nos han enseñado a tener libertad para experimentar y descubrir nuestra verdadera vocación o por el contrario, a ser esclavos de la primera elección laboral?

Hay un dato muy interesante: 52% de los estudiantes españoles escoge su carrera por vocación, eso es lo que dice UNITOUR. Ahora me pregunto, qué porcentaje de esos estudiantes han sido preparados emocionalmente para elegir otro trabajo si lo que han estudiado no consigue llenar sus expectativas.

La generación mejor preparada — ‘Los Millennials o Generación Y’ — son en mi experiencia cercana los que más miedo tienen a equivocarse en cuanto a sus decisiones laborales. Por otro lado, he visto casos cercanos en la generación de mis padres, los ‘Baby Boomers’ donde se han llegado a depresiones reales por no tener la capacidad emocional de salir de un trabajo que no les gusta.

También cerca de mi, veo como muchos padres de la ‘Generación X’ — mi generación — no ofrecen un modelo claro a seguir a sus pequeños. Son padres modernos en apariencia que ante el panorama de cambios e inestabilidad laboral, lo que han resuelto es aferrarse al modelo tradicional aprendido de sus padres: buscar un trabajo seguro.

¿Una cosa es lo que hacemos como hijos y otra como padres? ¿Qué ideas están llenando las cabezas de la nueva generación?

¿Les estamos preparando para ser libres laboralmente o esclavos de un salario?

Los niños estarán mejor preparados para una adultez responsable y feliz si usted los deja ser independientes. Cuanto más los ayude a tener confianza en sí mismos, más competentes se sentirán ellos.

@yaqui en Medium

5 mentiras y 1 verdad que le dices a tus hijos sobre trabajar

Dentro de este panorama de inseguridad laboral todos somos ‘víctimas’ de la novedad, por primera vez en generaciones tanto padres como hijos están al mismo nivel de desconcierto, no hay respuestas ni verdades absolutas, sin embargo dentro del discurso diario entre padres e hijos hay frases grabadas a fuego.

Éstas son algunas de las que he escuchado en los últimos años:

1. Lo hago por ti. Después de 46 años en este planeta he escuchado diferentes versiones y todas se resumen en “no sé si lo podré hacerlo por ti, entonces lo hago por mi”.

Decirle a tu hijo que te sacrificas quedándote en un trabajo que no te gusta, en una vida que no te gusta, en una ciudad que no te da sino malas caras — y muchas de ellas son las que le enseñas tú a tu hijo — no es más que no tener valor de salir de tu zona de conocida. Como dice el refrán “Más vale malo conocido que bueno por conocer” ¿en serio? No te engañes. No le engañes.

2. Es por tu bien. Es posible que con el panorama que hemos vivido como hijos, como padres no sepamos bien qué es bueno o no para ellos. Ojo, me refiero a “quiero ser panadero en vez de abogado”, “quiero ser científica en vez de modista”. O el simple y contundente “mamá soy gay” (que para esto mejor escribir otro artículo aparte).

No dejar elegir y experimentar a nuestros hijos lo hacemos 10% por ellos y 90% por nosotros. Porque no sabemos todas las respuestas. Porque ante el nuevo escenario no sabemos qué hacer. Porque tú no puedes entrar dentro de las entrañas de las decisiones de tus hijos y evitar que se equivoquen o no.

Lo que haces es por tu bien.

3. Debes ganarte la vida. Como dice Alex Rovira “decir ganarse la vida es decir que la vida ya está perdida” de hecho es como si estuviéramos muertos. La vida está ganada desde que nacemos ¡porque nacemos! entonces DEBEMOS darle sentido a nuestra vida haciendo lo que nos gusta hacer, desarrollando nuestro talento.

Permite a tus hijos vivir su vida, explorar y explotar su talento.

4. Debes sacrificarte. O no. No se nos cría para disfrutar, sino para sufrir. Creemos que el sufrimiento vale la pena. Creemos que disfrutar el proceso es quitarle valor a lo que hacemos. Suena poco importante y de poco mérito decir “me lo estoy pasando genial”.

Pregunto: ¿crees que eres más creativo sufriendo o divirtiéndote?

5. Busca un trabajo seguro. No hay nada seguro, de hecho nunca lo ha habido. Nos han hecho creer en la antigua idea de seguridad de por vida: ‘trabajo — pareja — hijos’ como forma adecuada de continuar la especie, el clan o la herencia familiar. La familia tradicional no volverá. El trabajo seguro, tampoco.

1 Verdad y nada más que la verdad — o por lo menos en la que creo

Como dice Mark Morson “Tus padres son personas también” y como ellos nosotros buscamos nuestro rumbo, puede que ni ellos ni nosotros sepamos descifrar el futuro, pero lo que sí sabemos es la diferencia entre lo que nos gusta y lo que no.

Esta es la primera señal para comenzar a creer en lo que quieres hacer, a darlo todo por tu idea, sueño, invento o como lo quieras llamar.

Sabes, hay mil millones de maneras de vivir.

Tu ideal de éxito no es necesariamente el mismo que el mío, de hecho, esto hace que haya más oportunidades para todos ¿lo ves?

Algo que es más que importante que los estudios — si cabe decir — es la actitud, como bien enseña Victor Küppers en TEDx Andorra la Vella. Escúchalo todo por favor.

Por otro lado, la reconocida autora Louise Hay aporta muchas luces para quitarte lastre emocional a lo que haya sucedido en tu vida familiar. Ella dice “Tus padres hicieron lo mejor que podían hacer con el entendimiento y la conciencia que tenían. No podían enseñarte nada que ellos mismos no supieran” No les culpes de tus miedos, de tus errores. No les digas Uds. me hicieron esto.

Tú y sobre todo tus hijos, tienen la oportunidad de cambiar este paradigma de vida. Ellos y tú si se equivocan, pueden probar otras opciones hasta dar con la forma ideal de vida.

Equivocarse es simplemente un resultado diferente a lo que tenías planeado.No es más que eso.

El Boss. Seguirá siendo… él mismo

Deja que el propósito encuentre el oficio. Puedes perfeccionar tu oficio y dejar que el propósito te encuentre, pero no puedes perfeccionar tu propósito y esperar que el oficio o arte te encuentre.

Bruce Springsteen

Trabajar en lo que te gusta, no es trabajar es VIVIR tu ideal de vida

Es desarrollarte como ser humano, dejar que tu creatividad y conocimiento hagan mejor la vida de las personas que te rodean, sean 200 ó 2.000.000.

La verdad es que muchos de nuestros padres quisieron hacer su sueño y no supieron cómo. Aunque eso sí, otros si lo hicieron y son personas felices y realizadas.

Tú y tus hijos tienen ahora un entorno con más posibilidades, aprovéchalas. Deja que las aprovechen.

¿Eres una buena persona?

Todos creemos ser buenos. Ser buenas personas.

Incluso aunque secretamente sepas que más de una vez haz hecho mal a alguien. Tú sabes que si lo hiciste fue porque te hicieron daño, porque la otra persona SÍ que era mala.

Ahora no nos escucha nadie, ¿de verdad eres buena persona? Puedes decir NO. Queda entre tú y yo. 

Circulan por internet muchas variaciones de la misma frase ‘aléjate de las personas tóxicas’. Es curioso, por lo general pensamos que las demás lo son y nunca nosotros. Entonces, ¿somos todos buenos?

¿Quiénes son buenas personas?

Son las que de manera honesta y sincera tratan de forma activa de trabajar en tu bienestar y hacer el bien.

No sólo es una persona que no hace cosas malas, es aquella que se interesa por tu bienestar, que te pregunta, que te ayuda y comparte lo que sabe.

¿Ser bueno es ser tonto?

La tradición popular dice que sí. El estar a la disposición desinteresada del prójimo puede parecer tonto pero en realidad no lo es.

Cada persona tiene una escala de valores diferente y puede pensar que eres tonto si haces las cosas sin un interés de por medio. No tiene nada que ver ser tonto y ser bueno.

Dale un vistazo a las definiciones de tonto de WordReference, en sí mismas son un poco contradictorias. 

Cómo distinguir a una buena persona

  1. No espera cosas malas de los demás, porque tampoco las haría.
  2. No participa en la crítica a otras personas. Y si tiene algo que decirles, lo hace directamente y de manera asertiva.
  3. Se alegra de los triunfos de otras personas.
  4. Invierte su tiempo y energía en personas de similares aptitudes y valores.
  5. No hace juicio de valor a personas que no ha conocido aún. Todo el mundo es bueno hasta que se demuestre lo contrario.
  6. Las experiencias negativas no empapan las futuras. Ni todas las mujeres son malas, ni tropezarás de nuevo con la misma piedra.
  7. Tiene empatía selectiva. No desgasta sus emociones por lo que no le compete.
  8. Sabe destacar sus propias aptitudes sin hundir las de los demás.
  9. Personaliza los buenos comentarios sobre personas. Se fija y sabe destacar los valores de las buenas personas.
  10. Practican el NO. Se respeta y no se somete para complacer a los demás. Servil no es servicial.

Las personas buenas crean sus relaciones

La primera vez que me di cuenta de esto fue hace casi 20 años atrás (puede que más) cuando conocí a la primera persona que poco después definí como buena, muy buena.

Juan de Armas, para aquél entonces era mi supervisor en mi antiguo trabajo de escaparatista. ‘Juan de Armas — tomar’ decían los compañeros de trabajo. Decían que no era una buena persona y que no era de fiar.

Lo cierto es que le considero una de las mejores personas que he conocido en mi vida.

Todos — incluido tú — mostramos a las demás personas muchas caras de nosotros mismos. Muchas facetas de nosotros. Si alguien te sonríe primero, es muy posible que lo hagas tú después, pero, ¿y si empiezas tú?

He ahí lo importante. Creas tus relaciones con los demás. Cada palabra que usas genera reacciones en las personas y ellas te las devuelven.

¿Cómo te diriges a los que te rodean?

Además de desear, ponerse a ello

Cómo ser una buena persona

Según Patricia Ramírez, psicóloga de la salud y del deporte, nos dice que hay patrones y reglas que tienen las buenas personas y que las ponen en práctica. Sin esperar resultados:

Practican la gratitud. Recuerdan lo bueno que han recibido y lo devuelven a su entorno.

Se ofrecen para prestar ayuda. Tienen buenas intenciones. Prestan su ayuda a desconocidos. ¿Qué buena acción has hecho hoy?

Comparten y dejan que les copien. La gente copia lo bueno y lo mejora. Enseña lo que haces y deja que la gente aprenda de tu experiencia.

Esperan cosas buenas de los demás. Si han recibido un agravio también saben poner límite. Distinguen bien la empatía del masoquismo.

Bieninterpretan, no se sienten atrapados. Las críticas no son para herir, son para mejorar. Son opiniones y pensamientos y no deberías sentir que van en contra tuya. Son una opinión de lo que haces.

No practican la conveniencia. Comparten en base a su escala de valores. No siembran para recoger, siembran por el placer de sembrar.

No critican ni gastan su rabia sobre los demás. No invierten su tiempo en hablar de vidas ajenas. Tampoco permiten o participan en críticas de los que no están presentes. No ridiculizan.

Sacan la cara por los que no están. Saben parar conversaciones donde el chisme y la crítica son protagonistas. Y si no pueden irse, no participan.

No guardan un AS bajo la manga. Son transparentes en sus acciones. No esperan beneficios futuros. Su buena acción es aquí y ahora.

Hablan bien de los demás. Fomentan la unidad en las relaciones personales y las conexiones positivas entre personas desde la sinceridad.

La pizarra del saber de Patricia Ramírez | @Patri_Psicologa

Piensa en esto

Si el mundo fuera malo, perverso en su totalidad. Si la mayoría de las personas fueran malas el mundo no existiría, estaríamos todos muertos. La raza humana habría desaparecido hace mucho tiempo.

Así que ábrete al mundo, deja que las personas te conozcan y déjate conocer. Cree en las personas y por supuesto, cree en ti.

Ser bueno es parte del ser humano. Aunque creas o nos hagan creer lo contrario.

Hay millones de personas en el mundo haciendo bien. Lo están haciendo, están ahí.

Sólo tienes que verlas. 

Encima del oro / Por Carlos Martín

Éxito

Todos hemos nacido para tener éxito, pero en el camino de la vida muchos no lo alcanzan.

¿Qué se necesita para tenerlo?

Alex Rovira dice que “Lo que creemos es lo que creamos” siendo así todo empieza desde dentro, lo que sentimos y lo que nos mueve a lograr esos objetivos.

Muchas personas hacen de su vida un calvario para alcanzar el éxito. Después de todo, para lograr la victoria hay que sufrir ¿De verdad? es posible que todo sea más sencillo de lo que parece…

Todos lo deseamos y pocos lo consiguen. ¿Qué es? que tanto lo queremos. ¿Lo podemos tocar o es cosa de nuestra mente?

El éxito generalmente lo asociamos a una victoria individual a nivel personal, profesional o social, aunque en esta última se mezclan todas las demás. A esta sensación de placer relacionamos el reconocimiento por parte de nuestro entorno y curiosamente no en el presente sino en un estado futuro, algo con lo que soñamos y no tenemos ahora.

¿Dónde está el éxito?

En cualquier lugar, de hecho es lo que diferencia a cada persona, donde una ve algo malo, otra ve una oportunidad.

La actitud y aptitud para el éxito es algo que va dentro de cada uno y hay que trabajar en ello para descubrirlo.

Por decirlo de alguna manera el éxito está dentro de ti, sólo debes descubrir qué te sirve para llegar a tus objetivos y mantener las pautas positivas. La actitud y aptitud para el éxito es algo que va dentro de cada uno y hay que trabajar en ello para descubrirlo.

¿Cómo son las personas exitosas?

Atención: Olvida por un momento la idea de gente guapa, perfecta y sonriente, llena de lujos y comodidades. Hay de todo para todos y cada uno escoge su propia versión del éxito ya sea profesional o personal.

En el plano laboral, según Daniel Goleman, las empresas que buscan personas de éxito sí que tienen claro cuales son las aptitudes que deben tener sus empleados.

  • Capacidad de escuchar y comunicarse con la palabra.
  • Se adaptan y tienen respuestas creativas ante los contratiempos.
  • Capacidad de controlarse, confianza, motivación para trabajar en lograr determinados objetivos, sensación de abrir caminos y orgullosos de los logros conseguidos.
  • Saben trabajar en equipo, negociar disputas y cooperan.
  • Tienen potencial de liderazgo, eficaces en la organización y están predispuestos a participar.

Como ves una persona de éxito debe saber relacionarse con su entorno, adaptarse a cada momento y saber gestionar efectivamente cada situación.

Puedes aplicar estos dotes a una persona de una familia monoparental o una cantante de rock y su banda.

Y las perdedoras…

Son las que pueden parecer a simple vista ejemplos a seguir de éxito, ya sea por su personalidad, cierto carisma o popularidad, pero al observar con atención a estas personas como a otras más en la sombra les unen estos rasgos:

  • Rigidez. Incapaces de adaptarse a los cambios o no responder adecuadamente a opiniones sobre lo que pueden cambiar o mejorar.
  • Poco desarrollo para aprender y escuchar.
  • Personas que critican muy severamente, insensibles o exigentes exagerados que confunden así a sus subordinados.
  • Arrogancia, agresividad o prepotencia, exceso de ambición.
  • Están sujetos a experiencias negativas pasadas. Son el motivo de algunos de sus objetivos a lograr.

Todo tiene solución

Si más de una vez te descubres diciendo ‘eso es imposible’, siempre me pasa a mi’, ‘yo soy así y así me va’, ‘mi madre / padre siempre me lo decía’, ‘no me lo puedo permitir’, ‘ahora no es el momento’ y otras perlas más, escúchate y piensa en cómo te sientes en ese momento.

Porque a pesar de tener aptitudes para ser ganador son las actitudes, lo que hacen que puedas serlo.

Comienza con lo que más te cueste, corrige con paciencia y observación tus palabras. Coloca otras más positivas en su lugar.

Encima del oro / Por Carlos Martín
Pisando el oro / Por Carlos Martín. 2018

El primer paso y los siguientes…

  • Mírate con sentido crítico. Sé sincero contigo mismo y sin desmerecerse. Cada cosa que has logrado es importante.
  • Nadie es perfecto. Así que no creas que cada error es tu calvario, por el contrario, piensa que ya sabes qué no funciona y ponte en marcha a buscar opciones.
  • Descubre qué haces mejor con menos esfuerzo. Ese es tu potencial nato. Lo que más disfrutas haciendo se puede convertir en tu ganancia económica.
  • Atrévete a los cambios. No son fáciles y no suelen ser cómodos si son de verdad. Dirige tus esfuerzos sinceros a ello.
  • Escúchate, siéntete. Tu cuerpo es el mejor termómetro para saber qué disfrutas y qué no.
  • Renovarse ¡siempre! Las ideas estancadas se convierten en tumores, lo dice Alejandro Jodorowsky. Recuerda, lo que no sirve ¡a la basura!

Nota final

Todos hemos nacido para triunfar. Los triunfadores a veces pierden y a veces, pierden muchas más antes de ganar la primera vez y lo más importante, saben perder. Los perdedores se identifican con las veces que se han equivocado y cometen ese error una y otra vez.

Las personas de éxito saben qué pueden hacer si no ganan, siempre tienen planes alternativos, un perdedor tiene miedo a triunfar porque no sabe qué hacer con el éxito.

Creo que la nota más importante es saber que el éxito puede ser algo pequeño, algo mediano o algo grande, no importa el tamaño del reto, importa cómo te sientes al superarlo.

Tus objetivos no deberían estar orientados a buscar el reconocimiento de los demás y que si lo consigues, debes compartir tu éxito con esas otras personas. Los que generan cambios y nuevas motivaciones con su éxito, son los verdaderos ganadores. Son ellos y ellos, contigo.

Un extra

Este post está basado en mis experiencias personales de éxito y fracaso, lecturas que me han ayudado y autores que han mejorado la forma de vivir de muchas personas, si crees que muchas de estas ideas son exageradas o no se ajustan a un ‘concepto real de éxito’ te animo a hacer un experimento.

  1. Imprime o guarda en archivo de texto este artículo y subraya aquello con lo que no estás de acuerdo. También puedes hacerlo aquí en Medium.
  2. Guárdalo.
  3. Anota en tu calendario una fecha 6 meses después a partir del momento que hayas leído este post.
  4. En 6 meses vuelvelo a leer. Revisa si esas notas subrayadas coinciden con los comportamientos que te han hecho infeliz en algún momento.
  5. Sé sincero contigo mismo y anímate al cambio.

Te recomiendo

La web de Alex Rovira
La web de Alejandro Jodorowsky
Daniel Goleman: la inteligencia emocional en la práctica

Libros

El Principio del 80/20. Richard Koch. Paidós Empresa
Daniel Goleman. Inteligencia Social. Kairós
Aprendiz de Sabio. Bernabé Tierno. Grijalbo

10 hábitos que han cambiado mi vida en 5 años

He leído montón sobre los hábitos que se supone cambian tu vida, claro, la cosa es que rara vez hace uno una verdadera evaluación o cuenta atrás y pone en valor lo que de verdad – a uno – le ha cambiado en su propia vida.

Con casi 46 años de existencia y sintiendo que son mis nuevos 35, veo con perspectiva que las cosas pequeñitas pero muy presentes a la largo de mi vida sí, que me han hecho lo que siento ser hoy. Son mi mejor crema antiarrugas, del alma.

1. Constancia

Creo que es la gran diferencia entre hacer y no lograr hacer. La constancia es lo que hace que avances, seas mejor en aquello que te ocupas. Las personas por lo general, no logran sus objetivos porque no son constantes. La constancia debe ser constante, nunca intermitente. El tic tac de un reloj – o el segundero en tu móvil – hacen que muchos segundos sean horas. Imagina que eres constante muchos segundos, minutos, horas, días, meses… años. Ahora, deja de imaginar y prométete a ti mismo ser constante siendo constante.

2. Paso a paso

Haz este ejemplo, salta cien veces y cuenta cada salto.

Es posible que cuando llegues a 30 no cuentes bien y pierdas la cuenta – porque cada vez es más difícil decir los números – pero ¿y si cuentas de 10 en 10? ¡Saltas 100 veces sin darte cuenta! 10 veces 10 son 100. Ahora aplica este truco en tu vida práctica, yo lo descubrí haciendo deporte.

Márcate pequeños hitos, continuos. Muchos pocos seguidos, hacen una gran montaña de logros. Con muchos pocos muy continuos llegas a donde te propongas. 😉

3. Creatividad

Y ser creativo no es solamente pintar, también lo muestras al hacer el amor.

Ser creativo no está ligado sólo a las artes, es lo que eres, cómo eres y como lo muestras a tu mundo cercano. Significa que te mantienes curioso ante ti mismo y las cosas que te rodean. Es estar abierto a abrir tus sentidos – TODOS – a mostrarte tal como te sientes ser. Eso es creatividad.

También es aprender cosas nuevas, escuchar música diferente, ver películas que nunca te planteaste o simplemente, cambiar de camino al ir a trabajar. O trabajar y cambiar tu camino. Eso, es ser creativo.

4. Escribir

Casi desde el 2009 llevo escribiendo en todos los lugares que me es posible desde revistas hasta algunos periódicos. El móvil es ahora mi herramienta favorita para escribir, porque las palabras fluyen más rápido, aunque mis dedos aprietan muchas veces dos teclas a la vez.

Escribir en revistas me ayudó mucho a sintetizar y decir mucho con poco. Contar lo mejor de 5 artistas en menos de 300 palabras era todo un reto de información. Escribir aquí es un ejercicio de microblogging que a su vez me ha ayudado a hablar mejor, ser más preciso y construir mejor mis ideas para que sean – mejor – entendidas.

Galletas que saben a vida, gracias a Free Heart

5. Escuchar

Significa ‘escucha activa’ ponerse en el lugar del otro. Leer entre líneas, oír incluso si la persona respira relajada o no. Escuchar, no es esperar a que la otra persona termine su turno para atornillarle tus ideas. ¿Cómo empezar a escuchar mejor? Pues empieza por ti mismo. Respira antes de contestar a alguien grosero.

Escucha.

Muchas veces detrás de una persona enfadada hay una persona frustrada, miedosa, tristemente miserable o caprichosa. En esos casos sabiendo eso, sabes que cualquier cosa que diga es SU opinión influenciada por cómo se siente y como toda opinión, es personal. Escuchar cosas bonitas de ti es fácil, el reto es escuchar detrás de las palabras y respetar a la persona que las dice, aunque esas palabras no te gusten o te contagien su veneno.

6. Determinación

Es mi piloto automático.

Si lo piensas la voluntad es dolorosa, dramática – como Rocky subiendo las escaleras – pero si no te planteas estos teatros, la determinación es hacer lo que hay que hacer sin cuestionarte si tienes ganas o no, hay que hacerlo y punto.

Y de eso trata la determinación DETERMINAR y terminar.

7. Anticipación

Hay de dos clases. La de las películas de terror y las de súper héroes.

En las películas de terror la ‘anticipación’ hace que la víctima se paralice, grite aterrorizada o huya despavorida, sabiendo – nosotros – que tarde o temprano caerá en las garras de su agresor.

La anticipación en esas películas es la clave de la parálisis de la víctima o de sus desesperadas decisiones. En las películas de superhéroes es diferente, se prepara, aprieta sus puños y va directo al objetivo para vencerlo.

Al principio, me sentía víctima, ahora es muy diferente. Recuerda, los súper héroes también sienten miedo pero logran vencerlo y vencer las dificultades.

8. Simplificar

Aunque estés metido en proyectos complejos, simplificar se resume en ¿recordamos lo que estamos queriendo contar? si lo logramos describir en una sola frase eso, es simplificar.

Recuerda que tu proyecto, idea o trabajo debes comunicarlo en una sola frase.

Por dos motivos: uno, para que a ti te quede claro qué haces y dos, para que a quién se lo digas sepa qué es lo que haces sin rodeos. Las cosas sencillas – no simples – siempre gustan.

9. Focalizar

Quien vive disperso, rara vez logra algo concreto. 

Quien focaliza todo su esfuerzo a un objetivo tiene mil – millones de veces – más posibilidades de lograrlo que quien tiene mil millones de oportunidades de hacer algo y tiene mil objetivos. Recuérdalo, cuando alguien te ofrezca algo tentador ¿Es tu objetivo? ¿Es el suyo? ¿Es común? Si no, pasa palabra.

10. Amar

Siempre lo digo. Recuerda, excederte en los excesos no es amarte a ti ni los que te aman. Ser extremo en tus extremos no es amarte. Aislarse, no es amarse. Llegar sólo a la meta, no es amarte.

Piensa en el corredor que llega a la meta, junto con él está su familia, entrenador, fans, quien creyó en él… y quien no.

Nunca debes llegar sólo a ninguna victoria – pequeñita o grande – amarte y amar significa llegar a donde deseas con los que te aman y amas. Saber que la persona que amas más en el mundo eres tú, y eso es lo que das a los que te rodean. Amar, si no ¿para qué vinimos aquí?

Este artículo fue publicado originalmente el 4 de abril del 2014. Ha sido actualizado y renovado con nuevos datos y contenido para mayor precisión y claridad.

Reflexiones para los días de ( tus ) vacaciones

Ahogados / Por Sichuan

Mis reflexiones personales:

  1. Tu descanso es el trabajo de otro.
  2. Medio país de vacaciones, da que pensar.
  3. ¿Por qué todos negocios tienen el mismo horario? El horario comercial es obsoleto.
  4. El día después y el último antes de vacaciones son los de menos productividad.
  5. El verdadero lugar de descanso es aquel donde te sientes tranquilo.
  6. Si tu trabajo no es tu pasión siempre necesitarás más tiempo para descansar de él.
  7. Lo que dejas al irte, te espera a la vuelta.
  8. El silencio lo encuentras en la calma. El descanso en tu conciencia.
  9. Conviértete en viajero y deja de ser turista.
  10. ¿Qué de bueno dejé al lugar dónde fui?
  11. ¿Qué va a cambiar en mí en estas vacaciones?
  12. Cuando regreses a tu ciudad mírala con ojos de extranjero. Descubrirás un tesoro.
  13. Muchas personas han hecho su hogar el lugar al que un día fueron de vacaciones.
  14. Di algo bueno del lugar al que fuiste.
  15. En vacaciones se busca evadirse, pocas veces construirse.
  16. Cambia gastar por invertir. Vale para el dinero y para el tiempo.
  17. Si no eres capaz de sentir el silencio en el silencio, quien crea los ruidos eres tú.
  18. Que tu cerebro y tu corazón nunca se vayan de vacaciones.
  19. Ama por el placer de amar, no importa la época del año.
  20. ¿Qué harías si el dinero no importara?

Y ahora algunas reflexiones populares

  • Cuando te veas del lado de la mayoría párate a reflexionar — Mark Twain
  • Lo que creemos es lo que creamos — Alex Rovira
  • Fueron semillas mis errores — Alejandro Jodorowsky
  • Cambia el enfoque: del cuánto gano al cómo sirvo — Francisco Alcaide
  • Quien no se mueve, no siente las cadenas — Róża Luksemburg
  • Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender, peligroso — Confucio

Este artículo fue publicado originalmente el 18 de abril del 2014. Ha sido actualizado y renovado con nuevos datos y contenido para mayor precisión y claridad.

La generación de los 80 ¿y ahora qué?

Los 80’s han tirado a tierra cada uno de mis paradigmas, esos que creí — a medias — que darían forma al resto de mi vida.

No viviremos nunca la vida de nuestros padres. Eso es lo que he aprendido.

Con 46 años ahora mismo, no imaginé hace sólo 10 años atrás que estaría escribiendo en mi blog desde el móvil y que pudiera hablar a clientes y amigos alrededor del mundo vía Skype ¿te das cuenta? esto no era posible en 1980.

Esta tecnología y forma de vida es nueva para tus padres ahora, y también para nosotros.

A ellos les parece que no prestamos atención, lo que en realidad sucede es que nuestra atención se amplía, diversifica y multiplica, porque no logran ‘captar nuestro interés’

El problema de los jóvenes no son consolas ni móviles, sino no haber captado su atención. En opinión de Punset el problema de los jóvenes no es ‘un déficit de atención’ sino que no están interesados ‘en lo que nosotros hacemos porque está anticuado’ y el problema es que ‘no se ha sabido captar su atención’.

Eduard Punset en www.europapress.es

Por otro lado, nos han criado y educado con un modelo que ya no se adapta — por rígido y limitado que es — a nuestro nuevo medio de vida. Y digo nuestro porque me observo y me pasa lo mismo. Con respecto a la gente de mi generación que sigue el viejo patrón, sinceramente no me resulta interesante, no se adapta a mi realidad ni perspectiva de futuro inmediato.

[2017] El modelo de vida, educación y trabajo se ha quedado estancado y obsoleto. En mi vivencia personal, es mejor el trabajo por proyectos. Cada uno tiene un tiempo determinado. El trabajo para toda la vida, el contrato fijo no dan seguridad ni garantías. De hecho, no importa los términos en que acuerdes trabajar con una empresa, ya sea por contrato o autónomo, lo que hará que seas un profesional apto para el nuevo marco laboral es tu aptitud y autonomía pensándote como ‘dueño de tu propio trabajo’. Es decir, emprendedor.

La relación de pareja en este momento, no tiene nada que ver con lo marcado por la generación de mis padres. No estoy viviendo su sueño, de hecho más veo sus fotos de recuerdos y menos me reconozco en ellos. Puedes hacer tu relación de dos o más personas siempre en consenso y eligiendo dentro de la diversidad sexual y de género. Los estilos de vida unidos a nuevos valores personales, seguirán apareciendo.

Mis padres. Cumpliendo los sueños de su generación

El camino de los incomprendidos ¿Un camino de espinas?

La generación de los 80 — la cercana a mi entorno — la encuentro desubicada, asustada, porque aquello que les enseñaron no sirve y al mismo tiempo no conocen “la receta” para solucionar la papeleta que les ha tocado vivir.

Para la generación de los 80 los valores con que se les educaron chocan con los valores que ven en su entorno “demasiado viejos para ser jóvenes”, lo que han estudiado no sirve en el entorno social “mucha oferta, poca demanda” y en lo que les toca decidir “cómo encuentro mi hueco” aún muchos no dan con la tecla adecuada.

La generación de los 80 tiene un reto en sus manos y puede que estén esperando a que alguien dé el primer paso o “a que esto pase” pero no, no pasará. Y los cambios, cada vez serán más rápidos.

[2017] Muchos de ellos siguen sin resolver ese limbo en el que se encuentran, aparecen nuevos empleos ante los nuevos escenarios o reinventarse a partir de lo aprendido. Como habrás leído en internet: “el trabajo más solicitado es el que no se ha creado”. Y seguirá sucediendo. Ni trabajar en Correos, ni de cajero en Mercadona. Esos trabajos son de los primeros que desaparecerán. Lee aquí y aquí.

[2019] Otro dato que pone a pensar: En el caso concreto de España, el organismo alerta de que a los jóvenes cada vez les cuesta más entrar en la clase media. El peso de la clase media entre las últimas generaciones ha ido menguando, pasando del 60% entre los baby boomers españoles al 58% entre los de la Generación X, hasta alcanzar el 50% entre los millennial. Link aquí

De dónde vengo. A dónde voy

Nací en 1972 y como muchos de mi generación hemos visto cambios graduales y gigantescos. Haciendo la vista atrás, el mundo ha cambiado más de lo que imaginé, más de lo que creí que estaría preparado, no tiene nada que ver con las visiones de futuro que pasaron por mis ojos…

1990 un futuro ideal. Libro El Mundo del Futuro. Ediciones Plesa, 1979. Gracias a www.paraquenoseolviden.com

Mis padres eran de la generación Baby Boomers, crecí con la generación ‘X’ creyendo en sus raíces y valores: éxito= jóvenes y ricos… y cuándo me tocó hacerlo a mí, me encuentro con muchos años más de los que esperaba tener y trabajando dentro de una generación nueva, la de los Millennials, donde esos valores no sirven para nada… ¿podremos mezclarnos con ellos?

[2017] Doy fé que sí. Eso ya me pasaba y sigue hasta el momento actual.

Los Millennials

Millennials: Se entusiasman por trabajar con otras generaciones, pero desde la base de la igualdad y el respeto mutuo. 

www.box1824.com.br
Generaciones en innovación. Proyecto multi generacional: 30 años de Mac

Aunque la prensa — que sigue el viejo modelo — los adora y tiene los ojos puestos en ellos, no creo que sean la nueva esperanza de este sistema. Son como hemos sido todos, una parte de nuestra cadena evolutiva — social y económica, un reflejo del momento que les ha tocado vivir y que, si no se ponen manos a la obra, tener una etiqueta nuestra evolución no les ayudará en nada. Nos nos ayudará en nada.

[…] Es la generación mejor formada de la historia del país y también la más racialmente diversa. Hablan, escuchan y se comunican en las redes sociales.

El País

Ellos conforman una generación suficientemente adulta para tomar decisiones y suficientemente joven para trabajar duro y con energía.

Tienen la responsabilidad de hacer frente y trabajar con las otras generaciones que hayan sabido adaptarse a los cambios. La diversidad de generaciones, de raza y géneros, fomenta la oportunidad y el progreso.

[2017] Como habrás leído, esta etiqueta ha seguido en los medios de comunicación el proceso habitual y obsoleto: glorificación, acoso y derribo.

¿Y ahora qué?

Son 95.000 personas menores de 30 años a nivel europeo las que están haciéndose esta pregunta ¿Y ahora qué?

La generación de los 80 tiene las respuestas, porque a mi entender si te formulas una pregunta tienes la semilla de su respuesta. Hay que hacerse preguntas para avanzar. Hay que avanzar haciendo, trabajando, hay que buscar diversidad, en ella está la oportunidad.

Mira a tu alrededor.

¿Somos todos tan iguales que no se generan nuevas oportunidades?

¿Ves las mismas caras con mucha frecuencia?

¿Crees que tu comunidad es abierta o cerrada?

Si tienes menos de 30 años eres un Millennial. Eres listo y estás preparado académicamente, naciste en la prosperidad económica que a lo de los 70 no nos tocó vivir.

Si como te decía antes, tienes un móvil en tus manos, conecta con gente fuera de tu entorno. Si no te gusta lo que ves, lo que tienes, aporta tu grano de arena para hacer cambios en tu entorno.

Escribe, comunica, habla, conecta, construye relaciones, cuenta lo que quieres hacer, seguro otras personas están trabajando en lo mismo que tú.

Somos 7.545 millones de personas en todo el mundo ¿crees que no hay hueco para ti?

Este artículo fue publicado originalmente el 4 de mayo 2014. Está siendo actualizado y renovado con nuevos datos y contenido para mayor precisión y claridad.