Escrito en: Vemödalen

Esta emoción me dice: Ahí fuera tiene miles de fotos idénticas (a mis recuerdos)

Mar

Nos conocimos / Por Carlos Martín
Disfrutando de la primera vez / Por Carlos Martín

Ver el mar en Barcelona, me ayudó a confirmar que podría ser mi próximo lugar para vivir.

Al llegar, vi un cuadro / Por Carlos Martín
Las Teresitas, calima y verano / Por Carlos Martín

Porque el mar, siempre me ha entendido. Le he entendido, sólo con mirarnos.

Piano norte

Buscando norte. / Por Carlos Martín
Buscando norte. / Por Carlos Martín

Ver a través de la malla del cristal en la guagua es divertido.

Porque a veces parece un sueño. Borroso. Cercano. Real y no. Aunque real es.

Escucho piano mientras viajo.

Canciones densas de pianos que te tragan en sus historias sin palabras.

Y por eso, un lugar conocido se convierte en fábula.

En un espacio para aprender.

De las historias prestadas de otros, que ahora suenan como tuyas.

Cada tecla.
Suena.

Del piano.
Del móvil.
Suena.
Sueña.

Te veo rápido.
Saco el móvil.
Ya eres mío.

Ese momento robado.

Es real.
Cercano.
Borroso.

Y el piano suena.
El piano, sueña.

El oro, la fortuna

Crisantemos. Es fortuna / Por Carlos Martín
Crisantemos. Es fortuna / Por Carlos Martín

Fui al mercado.
Para que las flores me encontraran.

Lluvia, gente confusa e incómoda.

Y ahí estaban los crisantemos amarillos.
Atraparon mi mirada. Mi silencio ante la lluvia y la gente confusa e incómoda.

A primera vista atrapados por la energía del domingo.

Amarillo oro.
Amarillo en un día gris.

Y nos fuimos a casa.
Para comenzar juntos la semana.