Estás leyéndome en: Verme

Esos detalles que me describen a veces sin palabras.

Hola 2019

hola sol. hola mar. hola 2019 / Por Carlos Martín
hola sol. hola mar. hola 2019 / Por Carlos Martín

Hace un año estaba aquí, en esta misma playa.

Pensando en lo que quería conseguir de mí en el año que pasó.

Hoy, vuelvo.
Misma playa.
Y diferente yo.

Ajado y fuerte.
Con emoción y temple.
Firme y flexible.

Calmado y sin pretensiones.

El camino se hizo el año que dejé atrás.

Seguir lo hecho.
Seguir con la limpieza profunda, para recibir lo nuevo.

Y vivir la vida que sigo viviendo.
Cada cosa en su momento.
Momento a momento.

Sigamos adelante.
Hola 2019.

Mis 12 uvas en 30 minutos

En el suelo, sobre una manta como si fuera un camping.

Sidra, 12 uvas y un poco de queso.

A media luz.
Un salón sin muebles.
Tumbado en el suelo, observando el paisaje del año que se va.

Qué hice, qué viví.
Qué dejo, qué me llevo.

Cada pensamiento, cada recuerdo. 1 uva.

Qué haré conmigo. Para mí, para quien venga.
En qué punto estoy.

Cada reflexión, cada objetivo. 1 uva.

Y así en media hora vi mi vida del 2018 pasar por delante de mi corazón. Mientras la sidra y el queso jugaban en mi boca.

Quiero hacer este rito más veces.
Más años. En soledad. Y compañía.

A tus campanadas entrego lo más limpio de mi.
Hola 2019.

Todo bien

I know you think that I am over you
But I have just better things to do
Than crying over you, I really got to move
On with the love that I keep around
I got my life and I’m a fire
I got my voice to make it higher
Show me the way I could be stronger
Life’s too short to look down at you

Gracias Jain.

Exigir es de ignorantes egoístas, pedir y solicitar de sabios y agradecidos.

Nadie tiene la culpa, todos somos responsables.

Si no sabes, pregunta, déjate aprender.

Lo que te corresponde, hazlo.

El ego estropea las obras más hermosas.

Este momento de vida con @nubialonso / Por Carlos Martín

Desde hoy 46

Soy todos mis años sumados, vividos.

He vivido 46 años en este planeta.
Si sumo todos mis años vividos son 1.081 años de vida.

Y siendo así, me siento sabio.
Pensado.
Unido a lo que vivo, pueda vivir.
Pueda pasar.
Inexperto.
Sabio.
Loco.
Joven.
Viejo.
Habiendo vuelto a nacer.

… Y la vida.

La vida son posibilidades.

Que dependen de ti y como te construyas por dentro.

Mis ruinas son como las de un templo antiguo.
A medida que pasa el tiempo más valor tienen (para mí).

Te haces de tu historia.
Y la historia se borra con cada nueva experiencia entregado como principiante.

Soy un principiante de 1.081 años.
Bienvenidos 46.

Este momento de vida con @nubialonso / Por Carlos Martín
Este momento de vida con @nubialonso / Por Carlos Martín

Un salón vacío con las ventanas abiertas.

Un salón donde acaba de pasar un camión de limpieza y con sus cepillos giratorios limpió con fuerza el suelo.

No hay muebles.

Todo salió despedido por las ventanas, de golpe se rompieron cristales.
Y no hubo ruido.

Nadie sabe qué pasó.
Sólo yo.

Un salón vacío con las ventanas abiertas.
Así está en estos días mi cabeza.

Café, dime. / Por Carlos Martín

Un café americano en Madrid

Café, dime. / Por Carlos Martín
Café, dime. / Por Carlos Martín

Un café americano en otro lugar te pone a pensar.

La perspectiva es buena consejera. Más si la acompañas de escucharte. La intuición, le llaman.

El mundo está lleno de oportunidades, así lo creo y por eso al verme fuera de la isla pienso:

Qué me motiva.
Qué me limita.

Quiénes amo.
Quiénes me aman.

Qué hago y qué me deja ser yo mismo.
Qué no me deja serlo.

Cómo me siento.
Qué necesita (de mí) mi cuerpo.

Y al pensar esto me vienen respuestas, porque hago un recorrido de los últimos 9 años y recuerdo todo lo vivido. Todo.

Por eso es necesario comenzar un nuevo ciclo.

Un ciclo donde mi yo enterrado salga con todas sus consecuencias y plenitud.

Un café sin azúcar – pensado.
En Madrid, Barcelona, Las Palmas o mi casa.

Da para mucho.
Te pone a pensar. Te pone manos a la obra.

Descubriendo mi talento: ordenar cosas

Ahora me doy cuenta.

Mi talento es ordenar ideas y cosas. Y con ello mostrar lo mejor de ti a los demás.

Cuando era pequeño ordenar mi habitación era divertido, era un reto. Porque casi decoraba. Ponía todos mis juguetes como en una exposición. La habitación era otra, era mejor.

Llegó estudiar Bellas Artes, sólo 2 años, para entrenar el ojo. Educarlo. Aprender técnicas.

Llegó ser Merchand de supermercado, para saber colocar, aprender un sistema.

Llegó ser Escaparatista de multimarca, para ordenar y transmitir un concepto. Conocer el sector.

Llegó ser aprendiz de Visual Merchandising, para conocer qué y cómo ordenar. Conocer al cliente.

Llegó ser Diseñador y Consultor Web, para ordenar ideas y conceptos en un escaparate digital. Convertir ideas en imágenes.

Ha llegado ser Director de Visual Merchandising y Escaparatismo, para transmitir esas ideas de orden y visión de marca a muchas más personas. Para crear una cadena y mejores hábitos de trabajo.

Si descubres lo que sabes hacer mejor, trabaja para que eso ayude a las personas, les sea útil y quieran pagar por ello.